Voluntariado en su residencia de ancianos local

Algunos residentes de residencias de ancianos no tienen hijos ni familiares cercanos que vivan cerca. Por lo tanto, rara vez reciben visitas. Incluso la residencia de ancianos más apreciada puede ser un lugar solitario sin apoyo externo. Los voluntarios ayudan a los residentes a mantenerse conectados con la comunidad y les echan una mano crucial para satisfacer su necesidad humana de compañía.

Los tipos de tareas que realizan los voluntariado enfermería pueden variar. Algunos utilizan su talento cantando, mientras que otros tocan instrumentos musicales. Algunos exhiben su perspicacia culinaria en demostraciones de cocina, mientras que otros se conectan dirigiendo actividades como el bingo, las cartas, la redacción de boletines, seminarios informativos o grupos de oración.

El voluntariado individual en una residencia de ancianos también es importante. Estas personas pueden compartir una conversación con un residente, dar paseos por el centro o por sus alrededores, jugar a juegos de mesa, leer libros, ayudar a crear un tablero de recuerdos con memorias valiosas como tarjetas de felicitación, fotos e imágenes. Se puede compartir casi cualquier afición sana, y los residentes disfrutan de la actividad y saborean la compañía.

Ser voluntario en una residencia de ancianos también puede significar ayudar al personal. Tareas como repartir las comidas, transportar a los pacientes de una parte a otra del centro, o incluso repartir zumos, son servicios muy apreciados. El personal de la residencia está muy agradecido cuando los voluntarios les ayudan.

Si ha decidido que le gustaría convertirse en voluntario, la información que se ofrece a continuación le proporcionará algunos consejos útiles para empezar.

  • Realice una búsqueda de residencias de ancianos en su zona (quizás utilizando Internet o la guía telefónica).
  • Seleccione varias residencias de ancianos que le parezcan interesantes y llame o visite. Asegúrese de preguntar sobre los programas de voluntariado disponibles y la formación (si es necesaria).
  • Facilite al personal un calendario de su disponibilidad. Algunos voluntarios trabajan una vez al mes. Otros trabajan una vez a la semana. Mientras que unos pocos trabajan varias veces a la semana.
  • Si está dentro de sus posibilidades, cumpla con su horario. Tanto el residente como el personal de la residencia esperan su llegada.
  • Si surge algo fuera de su control, avise al centro.
  • El voluntariado tiene numerosas recompensas, no sólo para el residente de la residencia, sino también para el ayudante no remunerado. Es muy gratificante saber que has compartido tu talento, conocimientos y tiempo con alguien que lo necesita.
  • Los voluntarios son esenciales para cualquier comunidad porque son un ejemplo de desinterés y amor. ¿Qué puede ser más inspirador que eso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *